AMA tu ritmo

Estereotipos desde la panza

Hay varios mitos en torno al embarazo, y uno de ellos intenta adivinar cuál es el sexo del futuro bebé observando a la mujer gestante (hablando obviamente del sexo biológico, en términos de sus genitales).

Este mito dice que si la madre se ve bien, no tiene muchos síntomas, no se le mancha la piel, se siente enérgica, seguramente está esperando un varón. Por el contrario, si tiene muchos síntomas físicos, se siente cansada, irritada, con cambios de humor constantes, con manchas en la piel, se le vaticina que va a tener una mujer. ¿Por qué? Porque esa bebé que está gestando le “saca la belleza”.

¿¿En serio?? ¿Ya desde la panza nos enseñan que las mujeres tenemos que competir entre nosotras? ¿Por qué desde pequeñas, antes de nacer inclusive, se estereotipa y prejuzga que entre mujeres solemos sacarnos cosas… en vez de sumarnos?

La lucha por la igualdad de derechos intenta que entendamos que los estereotipos son una construcción social, son una idea previa que se tiene sobre una persona de manera errónea o falsa, dando como resultado un prejuicio. Nacemos de una manera (con genitales femeninos o masculinos) y en base a eso nos dicen con qué podemos jugar, cómo nos tenemos que vestir, cómo nos tenemos que comportar y relacionar con los demás, quién nos tiene que gustar, etc. Y así, en vez de abrirnos un mundo en nuestra crianza, se propone reducir nuestras opciones. No existen -o no deberían existir- “juguetes de nenes o de nenas”, sin embargo al visitar una juguetería, te preguntan para quién es el regalo, “¿para un nene o una nena?” como si el mundo de los juegos y juguetes se dividiera en dos, un binario del que no podemos salir.

Quedamos encerradxs, catalogadxs, casi prisionerxs de esto. Que los hombres son más rudos, más fuertes, que se ocupan de las finanzas, que no pueden llorar sino parecen “nenitas”, todo esto se escucha cotidianamente. Que las nenas son delicadas, se tienen comportar como princesas, esperar a sus príncipes, que sólo les importa la moda,etc. ¿Todavía seguimos repitiendo estas ideas, aunque sea en forma de chistes?

Hay mujeres trabajadoras, emprendedoras, madres solteras, mujeres que no tienen el deseo de ser madres, creativas, empoderadas. Hay hombres que lloran, que demuestran sus sentimientos, que les gusta dibujar o la moda, que mantienen a sus hijxs solos, etc.
Escribo e intento no ponerlo todo como un binario, sin embargo la escritura misma para poder explicar en profundidad de qué se trata esto, me lleva a hacerlo de esta manera. Quiero llegar a imaginar y transmitir que todxs podemos crear, emprender, ser fuertes, ser frágiles, expresar nuestros sentimientos, jugar con el juego o juguete que tengamos ganas, hacer el deporte que más nos interese, trabajar o tener la profesión que siempre soñamos. No existe algo ni alguien mas que la cultura misma, que nos obture y limite en nuestras elecciones.

seguí a @sexclamacion de la Lic. Daiana Bragarnik en Instagram y Facebook

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

One thought on “Estereotipos desde la panza”